Adicción: Tratamiento y familia, todos remando para el mismo lado.

La familia, en un tratamiento de adicción, resulta una pieza fundamental al momento de pronosticar un resultado.

 

“En una ocasión estaba solo en casa, mi señora y mi hija estaban fuera de la ciudad. Llevé a mi hijo a una fiesta, así es que hice lo de siempre: trabajar acompañado de unos cuantos vasos de wisky…había consumido, además, varias pastillas.

Recuerdo que me levanté para hacer algo y caí inconsciente. Desperté en la urgencia, con mi hijo junto a mí preocupado y asombrado con el diagnóstico de intoxicación por alcohol.

En ese momento mi familia comenzó la búsqueda del lugar adecuado para tratarme. Llegamos a Schilkrut.

Accedí a pedir ayuda, vinimos a tratamiento.

Al igual que muchos al comienzo quise abandonar el tratamiento, sobre todo por un tema económico. Así mismo lo veía como algo complejo de seguir, eso de no volver a tomar un trago en una fiesta por ejemplo, era impracticable.

Junto con acceder a tratarme tuve que venirme a Santiago… acá viví con mi hija mayor mientras asistía a las terapias. Luego volví a Chillán y viajaba 3 veces por semana para continuar con el tratamiento. Fue un sacrificio, pero valió la pena.

A los 6 meses (de tratamiento) sentí que estaba en lo correcto, en las terapias de grupo no me costaba participar y opinar libremente, sentirme seguro (siempre hablar en público era todo un desafío).

 Si logras cumplir el tratamiento, es increíble lo que mejoras.!

El apoyo de mi familia fue incondicional, siempre estuvo conmigo, si había que viajar viajábamos, si había que hacer cambios se hacían. En eso te das cuenta que aunque sabía que me querían, ellos estaban conmigo.”

 

Héctor, 58 años. Comerciante.

 

 

Abstinencia e identidad: “Soy enfermo”

 

El núcleo del ser humano está constituido por un conjunto de relaciones significativas con su familia, con su entorno social, con sus amigos, con su trabajo o estudio, con sus valores y creencias, con sus hobbies.

 

La droga entra en la vida de la persona, quien forma una relación emocional afectiva con la sustancia: confía en su efecto, la cuida, la protege, se obsesiona con asegurar su suministro.

 

Por las características de la droga, este vínculo se va fortaleciendo y crece de manera que destruye los otros lazos del sujeto. La droga desplaza a la familia, a los amigos, al trabajo.

 

El tratamiento consiste básicamente en separar a la persona de la droga, tanto física como mentalmente.

 

Se deben asegurar las condiciones para que olvide la droga. Por esta razón debe evitar todo contacto con la sustancia adictiva, como asimismo con personas, situaciones o lugares que le recuerden su consumo.

 

A medida que el nexo con la droga se va distendiendo, el paciente podrá comenzar a restablecer los vínculos significativos que le permitirán rehabilitarse y mantenerse sano.

 

Un tratamiento que sólo elimina la droga, pero no se preocupa de restablecer las relaciones sanas del paciente, inevitablemente terminará en fracaso y recaída.

 

Al paciente no le es fácil enfrentar el cambio. De allí que la rehabilitación requiera del apoyo familiar y de terapeutas firmes, pero afectuosos y acogedores. (Tratamientos altamente estructurados presentan mejores resultados)

 

Asimismo, para lograr el éxito resultan esenciales las llamadas medidas de protección.

 

Las medidas que se recomiendan tienen relación con: no frecuentar lugares ni personas ligados a la historia de consumo, proveer al paciente de un ambiente libre de sustancias adictivas, muchas veces requerirá de un acompañamiento terapéutico permanente, e incluso medidas con temas tan elementales como no disponer de dinero y no manejar vehículos apoyarán finalmente el bienestar del paciente durante su proceso de rehabilitación.

 

Lograr la abstinencia y mejorar significativamente la vida de una persona y su familia es posible.

Con el apoyo de profesionales adecuados, es factible ver nuevamente las cosas de una manera esperanzadora y dejar atrás esos permanentes días grises.

 

Conoce más en schilkrut.cl

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *