Las drogas y las emociones. Cómo se afectan.

En Schilkrut Adicción y Familia, hemos revisado que el consumo de drogas trae consigo una Anestesia Emocional en el consumidor. Pero para comprender mayormente esto veamos revisemos algo más sobre las emociones.

¿En qué radica el poder de las emociones?

 

La emoción es la respuesta, tanto psicológica como física, que experimenta el ser humano frente a determinados sucesos que ocurren en el exterior de nosotros o ante ciertas representaciones, recuerdos o fantasías que nacen en nuestro interior.

 

Los afectos y emociones son el puente entre lo físico y lo psicológico, entre el cuerpo y la mente.

 

 

Las emociones constituyen la forma de relación entre la persona y el mundo que la rodea.

 

Las emociones y los afectos se han constituido en un tema central de la psicología contemporánea, e incluso se ha escrito bastante sobre la existencia de la inteligencia emocional. Daniel Goleman, en sus conocidos libros sobre La inteligencia emocional, explica que la capacidad intelectual, lo que la psicología mide como el CI, está lejos de asegurar el éxito de una persona.

 

En cambio, aquellas capacidades que tienen que ver con su vida emocional, como identificar y expresar adecuadamente sus emociones, empatizar con los sentimientos del otro, perseverar ante las dificultades y crisis, resultan relevantes para predecir el grado de desarrollo a lo largo de su historia.

 

 

El poder de la droga: deshumanizar.

 

Como hemos revisado en otros artículos las drogas actúan en forma química, comprometen el sistema límbico, que es la estructura cerebral en la que reside la vida emocional, por ello el consumo de estas sustancias afectan directamente el ámbito de las emociones.

 

El ser humano es el conjunto de sus relaciones. Cada uno se relaciona con su realidad exterior, consigo mismo, con el otro, con el mundo de la trascendencia y los valores.

 

La droga, al privar a la persona de la vida de sus sentimientos, compromete todas estas dimensiones.

 

Por ello, cuando se dice que la droga “destruye” no se está planteando una metáfora, sino una realidad.

 

Privado de sus emociones, la persona va perdiendo estas relaciones y, por consecuencia, destruyendo su humanidad.

 

Conoce más en :

Sustancias Adictivas, Anestesia emocional.

Afectos.

Schilkrut.cl

Comentarios

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *